Analía Laura Norak


Joven poeta nacida en Dorrego, provincia de Buenos Aires y residente en la ciudad de Picún Leufú, provincia de Neuquén.


Aún no tiene libros publicados.




Esperando el bondi


La tarde había estado apacible
- tranqui – dice el vikingo (mi único amigo),
miraba la tele y pensaba,
en el inmenso motor
que debe existir para mover el mundo,
¿qué combustible usará?
y un vaho a nafta 95 octanos
me recorrió el cuerpo en un estremecimiento.

Miré el reloj, era la hora.
Busqué el bolso y le metí apurada
pañuelos descartables, peine, tampones
lápiz labial (casi no me queda)
y el detestable buzo azul.

Me detuve, escudriñé dentro de mí
sentí un gusanito caminando en mi vientre,
entonces guardé el cuaderno,
hoy voy a parir un poema – pensé-
y salí a esperar el bondi.


Maldito Lunes


Desde esta soledad iluminada
veo parejas abrazadas
por amor o por frío,
pero ellas nunca lo sabrán.
Cruzan lobos metálicos aullando
por una birra en el casino,
un solitario me mira desde la otra vereda
pero no se anima a cruzar el río
y preguntarme si no me aburro
en esta isla de cemento.
Una sirena enloquecida anuncia
sangre o hambre rebelada,
una víbora de miedo me recorre
el vientre hasta las piernas,
estos robots insaciables
no me protegen a mí,
solo tragan billetes para el patrón dormido.

Pero aparece Tony en la esquina
se hace el gracioso y camina
moviendo la cola
y eso me basta para sentirme bien.


Surtidores

Ellos son masculinos
tienen todas las características
ojos vidriosos
brillantes por las noches
solo hablan de números
me miran con lascivia cuando paso
no saben bailar
y orinan de parados.

No cabe duda
estos estúpidos robots del capitalismo
son demasiado masculinos.


El tigre inmortal se murió

Un hombre es todos los hombres.

No hay tigres inmortales en la esquina
para una mujer en la noche,
hienas y lobos desesperados pululan en la calle,
señoritos de mañana
de saco y corbata
acarreando la prole a la escuela,
transmutan en chacales con ruedas,
miradas vidriosas
y gestos blandos
para el levante del viernes.

Los tigres se han extinguido.

Mujeres
a nosotras
nos quedan las manchas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

Gracias por leernos

Visit http://www.ipligence.com

Seguidores